SE CUMPLEN SEIS AÑOS DEL #NOERAPENAL

  • Este día se recuerda una vez más el tiro de castigo aquel que dejó fuera a México del Mundial de Brasil 2014

Ciudad de México.- Hace unos días, el futbolista holandés Arjen Robben informó que regresaba al futbol a un año después de haber anunciado su retiro, para enrolarse con el equipo con el que se formó como profesional, el Groningen.

Para muchos, es la vuelta a las canchas de un jugador emblemático, campeón con el Chelsea, Real Madrid y Bayern Múnich, subcampeón con la Selección de Holanda en 2010, y capitán de la misma como sucesor del legendario Robin van Persie. Pero para otros, es el retorno de un jugador que se convirtió en el enemigo de los mexicanos tras una mala jugada que acabó con sus esperanzas en la Copa Mundial de Brasil.

Fue un 29 de junio de 2014 cuando la Selección Tricolor se enfrentaba a la »Naranja Mecánica» en el estadio Castelao. Las esperanzas de millones de fanáticos se enfocaban en que por fin el equipo nacional alcanzaría a la siguiente ronda y por tanto se llegaría al ansiado quinto partido.

El duelo estaba empatado 1-1 con goles de Giovani dos Santos y Wesley Sneijder. Ya cerca del final, las tensiones apuntaban a que el juego se extendería hasta la prórroga y así México seguiría intentando superar a Holanda. Sin embargo, la astucia de Arjen Robben los adelantó.

Fue en el minuto 94 cuando el delantero llegó a la línea final del campo y al sentir un toque del ex defensa Rafael Márquez se dejó caer; el árbitro portugués Pedro Proença determinó una falta y Klaas-Jan Huntelaar se encargó de convertir el 2-1 definitivo.

En las repeticiones se pudo constatar que el zaguero mexicano jamás cometió »foul» y que la intención de Robben era conseguir un penalti que le diera la victoria de último minuto a su equipo.

Los aficionados mexicanos reaccionaron de inmediato: la angustia y el enojo no se hicieron esperar. Aquella tarde, por medio de memes y otras publicaciones en redes sociales, más de alguno despotricó contra la acción del neerlandés, pero sobre todo contribuyó a que quedara inmortalizada la frase que incluso seis años después se sigue utilizando en la cultura popular azteca: »No era penal».

Notas Relacionadas

Deja tu comentario