AGENDA FRONTERIZA/ POR HUMBERTO GUTIÉRREZ

PACTO FISCAL: SUSTO CON EL PETATE DEL MUERTO

  • ¿Es toda la artillería de los gobernadores?
  • La respuesta está desde día 14 de mayo de 2020,
  • 93 centavos provienen de la federación, 07 de gobiernos,
  • No exime a estados y municipios cobrar impuestos propios,
  • Volteen a ver a MAKI ORTIZ, ejemplo nacional de austeridad.

Pusieron los 10 gobernadores afiliados a la federación aliancista el tema de la ruptura del PACTO FISCAL, sí que es acaso que el presidente no los reúna para platicar sobre el tema que pareciera más un capricho, un chantaje para hacerse notar. Y como complemento, el asunto de los fideicomisos y la pandemia.

El tema ya muy visto refleja un largo transito que data de 2019 cuando el gobernador de Chihuahua y el de Tamaulipas amenazaron con retirarse el PACTO FISCAL.

Unos días después, cuatro gobernadores se declararon inconformes con el pacto fiscal, el cual es un convenio que permite al gobierno mexicano recaudar los impuestos de todo el país para luego repartirlos entre los estados de acuerdo a fórmulas hechas ley, la última reforma fue en la época de Calderón, que fue del mismo partido y la misma ley de la cual  se quejan.

Los gobernadores que consideraron injusto este pacto son el independiente Jaime Rodríguez de Nuevo León, el priista Miguel Riquelme de Coahuila, el de Tamaulipas y el de Movimiento Ciudadano Enrique Alfaro de Jalisco.

Tiempo después la Asociación Nacional de Gobernadores del PAN ( 9 ) acordaron hacer presión y lograron hacer que la presión desintegrara a la CONAGO logrando la emancipación de 12, incluyendo al independiente de Nuevo León, al de Coahuila del PRI y al de Michoacán del PRD.

DESPUES de formar la ALIANZA FEDERALISTA ( 12) para formar una minoría de 32 estados.

Actualmente se mencionan a 10 gobernadores.

El retiro de la CONAGO fue largamente esperado, en el seno de los CONAGO se estudió el caso del retiro masivo del PACTO FISCAL.

Pudo más la cordura cuando 20 gobiernos decidieron seguir.

Y el tiempo les da la razón.

El presidente el 13 de mayo de 2020, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, que se podría estudiar un cambio en el pacto fiscal con los estados para que estos reciban más recursos, pero declaró que no es el momento adecuado para hacerlo.

La respuesta esperada ya está en la mesa.

En ese tiempo estaba la pandemia como principal foco de atención.

Los gobernadores de Nuevo León, Michoacán y Jalisco van a cambiar en junio próximo.

Esos son los antecedentes históricos.

¿Pero es cierto que es injusto este pacto fiscal? ¿Tienen razón los gobernadores? ¿Qué pasaría si se salen del pacto?

 Este PACTO FISCAL es un arreglo voluntario entre los estados libres y soberanos del país en el cual aceptan que una parte de la recaudación la haga la federación, para luego repartirse entre los estados de acuerdo a lo establecido en la Ley de Coordinación Fiscal, con factores de distribución como la población.

En los años 70 se cobraba parte en las Oficinas Federales de Hacienda y para en las Oficinas Fiscales de los Estados.

Hasta que se dieron cuenta de que algunos estados jineteaban el dinero de la recaudación.

Sin embargo 9 gobiernos estatales consideran injusto cuando las fórmulas de distribución consideran más distribución atendiendo a los de mayor población.

En términos generales 93 de cada centavo viene de impuestos y derechos federales y solo 7 de los gobiernos locales.

¡¡ Una verdad de kilo ¡¡.

Existe un principio básico del PACTO FISCAL, consiste en que todos deben de hacer su chamba.

Que la federación recaude impuestos no exime que los estados y municipios no lo hagan.

Hablando de justicia, la recaudación de impuestos federales no es suficiente para atender a las necesidades de la población de nuestro país.

Y eso no es nuevo, la federación jugó los recursos que le tocaban a los estados, recuerdo el pleito que tuvo el gobierno de PEÑA NIETO con gobernador CORRAL de Chihuahua por un faltante en las participaciones por 700 MDP.

Y como esos casos hubo muchos.

El presidente ha dicho que las participaciones se entregan en tiempo y forma, a nadie se le debe nada, todo está bajo el esquema legal.

Otra verdad que deja abajo la mentira.

De acuerdo con el Anuario estadístico y geográfico de los Estados Unidos Mexicanos 2018, la Ciudad de México recauda el 53.7% de los impuestos del país. Mientras que los estados inconformes recaudan menos del 10%: Tamaulipas y Nuevo León, 7%; Jalisco, 2.6%; y Coahuila 1.2%. hace 10 años, en la época de oro cuando gobernaba EUGENIO HERNANDEZ, la contribución de Tamaulipas era 3.3%.

Haciendo una reflexión los gobiernos estatales no producen pago de impuestos, los pagan las empresas y trabajadores, sobre todo impuestos federales.

En plata puro, los estados no son colaboradores complementarios de la recaudación, se han olvidado de la función de recaudar, sin aceptar las facultades que tienen.

Leí al respecto, “Es como si fuera un capricho de los gobernadores. Es como si fueran el hijo que empieza a ganar un salario pequeño y con eso ya quiere ser independiente pero quiere que le sigan pagando la renta, el auto y demás lujos”.

 “Si realmente te quieres independizar, esto incluye tener una capacidad de recaudación propia que los gobiernos estatales no tienen históricamente, no quieren ser los cobrones de impuestos”.

También se trata de un argumento solo de percepción, pues “los estados del norte más Jalisco no son los que sostienen a este país. El sostén de este país sigue siendo la Ciudad de México”.

Existen varios aspectos que han contaminado la revisión del PACTO FISCAL, primer lugar se debe de ver como una cuestión de cooperación,

La ausencia de negación a realizar un programa central de austeridad, corrupción y opacidad en el rendimiento de cuentas.

Definitivamente hay un problema en la mesa, la oposición contraria a la cuarta transformación de la visa social y política por los que votamos más de 30 millones de mexicanos.

Pero una cosa me deja con mucha claridad. Salirse del pacto fiscal es darse un tiro en el pie, los gobernadores, incluso si se salieran, no tendrían recursos para hacerle frente a la pandemia. Es el peor momento posible para hacer la peor batalla posible.

En medio de esta batalla está el dinero público. El dinero siempre va a ser insuficiente y esto nos obliga a que repensemos la mejor manera de recaudar.

En Tamaulipas, de cada 100 pesos de recaudación, 8.50 vienen de ingresos locales.

La ciudad de Reynosa tiene la más clara percepción de lo que se debe hacer en tiempo de escases de recursos, la Dra. MAKI ORTIZ DOMINGUEZ, gobernadora del municipio supo darse cuenta y en forma muy rápida diseño un programa de austeridad que es clave para su éxito de gobierno.

Vale la pena que le pregunten la forma de hacerlo.

Por hoy, les doy las más cumplidas gracias.

Mi correo: humbertografico@yahoo.com.mx

Notas Relacionadas

Deja tu comentario